Slide Académico Nuestro
proyecto
pedagógico

El Gimnasio La Montaña es un colegio que busca la excelencia académica para enfrentar los retos del siglo XXI.

El Gimnasio la Montaña propone una formación académica conducente a la estructuración de un pensamiento crítico desde el desarrollo de competencias para el Siglo XXI en el contexto de altos estándares disciplinares y de una conciencia de lo que es ser un ciudadano global.

Hemos diseñado un modelo de inclusión que permite que lo anterior se constituya en un objetivo que puede ser alcanzado por estudiantes de cualquier condición.

Concebimos el conocimiento como un activo humano plural que se construye de manera constante mediante la interacción del saber con el contexto haciendo uso de una serie de herramientas y competencias adquiridas a través de un trabajo riguroso.

Nuestro modelo curricular se enmarca en la propuesta de Schooling by Design y se desarrolla mediante el diseño de Understanding by Design, propuestas de la vanguardia de la educación planteadas por Grant Wiggins and Jay McTighe. Lo anterior, se lleva a cabo con la perspectiva de estar en constante innovación y reflexión sobre el aprendizaje de los estudiantes. Adicionalmente, nuestro plan de estudios involucra todas las dimensiones del saber buscando solidez cognitiva en todas las áreas del conocimiento, además de asegurar el desarrollo de la estética y sensibilidad artística y la generación de conciencia sobre el cuidado del cuerpo y la salud a través de la actividad física. Construímos la estructuración del pensamiento y el saber a partir de la pedagogía conceptual y la teoría de las seis lecturas que se trabajan longitudinalmente a lo largo del currículo en cada una de las disciplinas y de la integración armónica los currículos transversales de formación, pensamiento global e innovación.

Nuestro equipo de profesores se encuentra en permanente actualización para poder planear, desarrollar, evaluar y perfeccionar una propuesta educativa para que los estudiantes del Gimnasio la Montaña sean adultos y profesionales que, además de contar con los más altos estándares éticos y humanos, tengan una sólida estructura de pensamiento que les permita una interacción flexible con el conocimiento en los múltiples contextos que podrán encontrar a lo largo de su vida.

Aseguramos la calidad académica mediante el uso consistente de un modelo de evaluación cualitativa que le permite a cada estudiante conocer detalladamente su proceso y avance en el aprendizaje, además de que favorece los procesos de metacognición y autoaprendizaje. Lo anterior, acompañado de uso de pruebas internacionales como Map Growth que nos permite conocer el nivel de aprendizaje del colegio como una totalidad y de cada niño en cada una de las competencias de cada área para poder mantener una cultura de mejoramiento permanente.

Por otra parte, monitoreamos el avance de cada niño y generamos múltiples estrategias y espacios para apoyar a los niños en sus dificultades de aprendizaje y para potenciar aquellos procesos que superan los estándares de desempeño.

Nuestro proceso se desarrolla de manera gradual y adecuada para cada etapa del desarrollo de los niños, comenzando con el preescolar, donde la acción pedagógica se basa en los pilares del juego, el arte, la literatura y la exploración del medio. Cada grado de preescolar se configura, desde su nombre, en un entorno que promueve la exploración, la imaginación y la innovación. Se tiene en cuenta el desarrollo del niño como un proceso madurativo, cíclico-no lineal, por lo que las prácticas pedagógicas y formativas atienden al desarrollo de las dimensiones humanas (cognitiva, personal- social, artística, comunicativa y corporal), la inclusión y la diferenciación. Dadas las características de esta edad, los programas transversales, disciplinares e interdisciplinares se convierten en un elemento vital del currículo de preescolar. Así, programas como PR1ME, Phonovisual Method, Literature Circles, Readfulness, Catequesis del Buen Pastor y Cloud 9, entre otros, complementan las prácticas disciplinares, al igual que las prácticas formativas.

En Bachillerato alto desarrollamos un plan de estudios con estructura semestral que atiende a tres finalidades: cursar menos asignaturas por semestre para tener mayor concentración y profundidad; entrar progresivamente en un ritmo de aprendizaje más corto, como el que los estudiantes enfrentarán en la universidad; e incluir unas asignaturas de profundización. Con respecto a las asignaturas de profundización, estas responden a los intereses de nuestros estudiantes y tienen como propósito ponerlos en contacto con otras dinámicas de interacción entre alumno y profesor; con metodologías y sistemas de evaluación y promoción más cercanas a las prácticas universitarias.

Leave a Reply